sabana de cama

Me mecía entre sus brazos, como quien mece a un niño mientras le cantan un son de cuna. Cantos de antiguas canciones de cuna utilizadas en mi niñez para vencer mi conciencia. Bajó del coche. En la barra estaba el perfecto deconocido, el hombre que no la iba a prometer nada. Cuando subió al coche…